Fallas 2021: El Ayuntamiento baraja estos tres escenarios distintos

Los monumentos falleros se quemarán el próximo marzo. Esa es la decisión inamovible que el Ayuntamiento de València ha tomado con respecto a las fallas que esperan desde el pasado marzo en los talleres de los artistas, así como en los espacios que las adminsitraciones públicas han cedido a los artesanos para poder seguir trabajando durante el presente ejercicio.
Sin embargo, la situación sanitaria condicionará, y mucho, la forma en la que las fiestas josefinas se podrán llevar a cabo en 2021, cerrando de esta manera un ciclo que nadie va a querer recordar en el mundo fallero.
Desde unas Fallas sin ninguna restricción, hasta algo más parecido a una cancelación que a un mes de fiesta. En estas realidades se mueve el Consistorio, por lo que los meses que quedan hasta  febrero, cuando se de el pistoletazo de salida a las fiestas con la Crida, dejan aún mucho margen de maniobra.
  • Fallas de siempre: Las fiestas que el mundo fallero desea, pero que por el momento parecen las más improvables. Con mascletaes, castillos, ofrenda y todo el programa de acto abierto a las multitudes y al turismo. Una realidad que, si bien ahora parece ciencia ficción, podría llevarse a cabo con la llegada de una vacuna que normalizara la situación en tiempo récord. ¿A su favor? China, que lleva tres meses de ventaja a Europa, celebra ya el fin de la pandemia y en Wuhan se celebran macrofiestas y celebraciones multitudinarias sin mascarilla.
  • Fallas con restricciones: Habrían fiestas íntimas, sin grandes aglomeraciones y con pocos faustos. Los monumentos se plantarían y las fiestas serían principalmente para las comisiones. Las propias condiciones sanitarias del momento delimitarían el nivel de las mismas. Las mascletaes y las castillos serían posiblemente los primeros elementos a eliminar de la fiesta y hasta la ofrenda podría quedar restringida a los máximos representantes de cada comisión. Quedaría contemplar si es viable que las comisiones se puedan reunir, especialmente en las carpas o en plena calle, para facilitar las distancias de seguridad, un mínimo a los que las comisiones no les gustaría renunciar. ¿Es viable? El propio Ayuntamiento organiza actos delimitados para el 9 d’Octubre y está impulsando los primeros actos del ciclo fallero como ‘Una Festa per a Tots’ o la recogida de premios de este fin de semana.
  • Plantar y quemar en tiempo récord: El panorama más desolador y del que nadie quiere oir hablar, pero posiblemente en el que más cerca nos encontramos en estos momentos. Unas Fallas para quemar los monumentos, acabar con el problema que suponen las obras que esperan el fuego purificador y empezar a trabajar en torno a las fiestas de 2022. Sin mas actos que los evidentes, este escenario permitiria plantar a los artistas, el reparto y recogida de premios y una cremà para los falleros. Es de esperar que estas Fallas se llevaran a cabo en un par de días, sin alargarlas toda la semana fallera, y aprovechando que este año las fiestas no coinciden en fin de semana, para evitar aglomeraciomnes con la llegada de turistas que quieran contemplar los monumentos.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.